Terapia Hormonal

¿Qué es la terapia hormonal?

Las hormonas son sustancias químicas que producen las glándulas, como los ovarios y testículos. Las hormonas favorecen el crecimiento de algunos tipos de células cancerosas, como las del cáncer del seno y el cáncer de próstata. En otros casos, las hormonas pueden eliminar las células cancerosas, retrasar su crecimiento o detenerlo. La terapia hormonal como tratamiento para el cáncer puede incluir la administración de medicamentos que interfieran con la actividad de la hormona o que detengan la producción de hormonas. La terapia hormonal puede consistir en la extirpación quirúrgica de una glándula que produce las hormonas.

¿Cómo funciona la terapia hormonal?

Su médico puede recomendar una prueba de los receptores hormonales para determinar las opciones de tratamiento y para ayudar a aprender más acerca del tumor. Esta prueba puede ayudar a predecir si las células cancerosas son sensibles a las hormonas o no.

La prueba de receptores hormonales mide la cantidad de ciertas proteínas (denominadas receptores hormonales) presentes en el tejido canceroso. Las hormonas (como el estrógeno y la progesterona que se producen naturalmente en el cuerpo) se pueden unir a estas proteínas. Si la prueba es positiva, indica que la hormona probablemente ayuda a crecer a las células cancerosas. En este caso, se puede administrar terapia hormonal para bloquear la forma en que la hormona trabaja y ayudar a mantener a la hormona lejos de las células cancerosas (receptores hormonales). Si la prueba es negativa, la hormona no afecta el crecimiento de las células cancerosas y es posible administrar otros tratamientos para el cáncer más efectivos. Siempre analice con su médico los resultados de la prueba de los receptores hormonales.

Si la prueba indica que las hormonas afectan el cáncer, éste se puede tratar de una de las siguientes maneras:

  • tratamiento de las células cancerosas para evitar que reciban las hormonas que necesitan para crecer
  • tratamiento de las glándulas que producen hormonas para evitar que generen hormonas
  • cirugía para extirpar las glándulas que producen las hormonas, como los ovarios que producen estrógeno o los testículos que producen testosterona

El tipo de terapia hormonal que recibe una persona depende de muchos factores, como el tipo y tamaño del tumor, la edad de la persona, la presencia de receptores hormonales en el tumor y otros factores.

¿Cuándo se administra la terapia hormonal?

Es posible que su médico recete terapias hormonales antes de algunos tratamientos para el cáncer o después de otros tratamientos para el cáncer. Si la terapia hormonal se administra antes del tratamiento principal, se denomina terapia neoadyuvante. Las terapias neoadyuvantes ayudan a eliminar las células cancerosas y contribuyen a la eficacia del tratamiento principal. Si la terapia hormonal se administra después del tratamiento principal para el cáncer, se denomina terapia adyuvante. La terapia adyuvante se administra para mejorar las probabilidades de cura.

En algunos cánceres, a los pacientes quizás se les administre la terapia hormonal tan pronto se diagnostica el cáncer y antes de cualquier otro tratamiento. Puede reducir un tumor o detener el avance de la enfermedad. Además, en algunos cánceres, como el cáncer de próstata, es útil para aliviar los dolorosos y angustiantes síntomas de la enfermedad avanzada. El Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute, su sigla en inglés es NCI) establece que a pesar de que la terapia hormonal no cura el cáncer de próstata, generalmente reduce o detiene el avance de la enfermedad, a menudo por años..