Cirugía de Reemplazo de Cadera

¿Qué es la cirugía de reemplazo de cadera?

Ilustración de un ejemplo de una cadera artificial
Clic Imagen para Ampliar

El reemplazo de cadera, llamado también artroplastia, es un procedimiento quirúrgico que reemplaza una cadera dañada con una prótesis (una articulación artificial). Esta cirugía se puede tener en cuenta después de una fractura de cadera (cuando se rompe el hueso) o para alguien que tenga artritis grave.

Se realizan más de 234,000 cirugías de reemplazo de cadera artificial al año. El reemplazo de cadera puede ser necesario si las actividades como caminar, permanecer sentado e incluso en reposo resultan dolorosas.

El objetivo de la cirugía de reemplazo de cadera es reemplazar las partes de la articulación de la cadera que han sido dañadas y aliviar el dolor, que no se puede controlar por medio de otros tratamientos.

¿Quién puede ser un candidato para el reemplazo de cadera?

Anatomía de la articulación de la cadera
Clic Imagen para Ampliar

La artritis es la enfermedad más frecuente que tiene como resultado la necesidad de realizar una cirugía de reemplazo de cadera. La osteoartritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones, que afecta principalmente a los adultos de mediana y avanzada edad, causa la desintegración del cartílago de la articulación y del hueso adyacente en las caderas. La artritis reumatoide, que produce inflamación de la membrana sinovial y un exceso de líquido sinovial, puede causar dolor y rigidez. La artritis traumática, artritis producida por una lesión, puede causar daños en el cartílago articular de la cadera.

Las personas con enfermedad degenerativa grave de las articulaciones pueden ser incapaces de realizar actividades normales que requieren doblarse al nivel de las caderas, como caminar o sentarse, porque son dolorosas.

Asimismo, el reemplazo de cadera es un método para tratar una fractura de cadera. Una fractura es un evento traumáutico que puede ser el resultado de una caída. El dolor que provoca una fractura es intenso y es difícil caminar o incluso mover la pierna.

Ilustración de un empalme artrítico de la cadera
Clic Imagen para Ampliar

Otras enfermedades que pueden causar la degeneración de la articulación de la cadera y requerir un reemplazo de cadera incluyen infecciones y deformidades de la cadera.

La decisión de reemplazar una cadera dolorida por una artificial debe ser tomada entre el paciente y el médico. Pueden usarse primero otros tratamientos alternativos, que incluyen: 

  • medicamentos antiinflamatorios
  • medicamentos para el dolor
  • limitación de las actividades que provocan dolor
  • dispositivos para ayudar a caminar (como un bastón)
  • fisioterapia

¿Qué sucede antes de la cirugía?

Además de examinar la historia médica completa, el médico puede realizar un examen físico completo, que incluya rayos X, para asegurarse de que usted se encuentra en buen estado de salud antes de practicar la cirugía. Además, puede consultar a un fisioterapeuta sobre la rehabilitación posterior a la cirugía y hacerse exámenes de sangre u otros.

¿Cómo se reemplaza la cadera por una articulación de cadera artificial?

Si bien existen diversos procedimientos, en general, la cirugía para reemplazar una articulación de cadera suele durar unas pocas horas.

Los dos tipos más frecuentes de prótesis de cadera artificial utilizados en las cirugías de reemplazo son las prótesis cementadas o no cementadas. Algunas veces, se emplea una combinación de ambos tipos para reemplazar una articulación de cadera. Una prótesis de cadera está hecha de metal y plástico. Una prótesis cementada se adhiere al hueso con un tipo de cemento quirúrgico. Las prótesis no cementadas se adhieren al hueso con una malla fina de agujeros en la superficie, para que el hueso crezca en la malla y se adhiera naturalmente a la prótesis.

La prótesis (cadera artificial) está compuesta de tres elementos siguientes:

  • componente tronco de metal
  • componente bola de metal o cerámica
  • componente toma de metal o plástico (con el respaldo de metal) 

Un reemplazo de cadera tradicional incluye una incisión (corte) de unas 10 a 12 pulgadas de largo sobre la articulación de la cadera. Se están desarrollando nuevas técnicas que se valen de una o dos incisiones pequeñas para realizar el procedimiento, llamadas reemplazo de cadera con incisión mínima o reemplazo de cadera mínimamente invasivo. Sin embargo, el procedimiento mínimamente invasivo no es apropiado para todos los candidatos al reemplazo de cadera. El médico decidirá cuál es el mejor procedimiento para cada persona, basándose en su situación individual.

Durante la cirugía, el paciente puede estar bajo anestesia general o consciente con anestesia epidural.

Después de la cirugía:

Las cirugías de reemplazo de cadera exigen que el paciente permanezca en el hospital varios días. Mientras se encuentra hospitalizado, el paciente generalmente comienza los ejercicios de fisioterapia para recuperar el arco de movilidad y la fortaleza de la cadera. La fisioterapia continuará en el hogar. También se administrarán medicamentos para el dolor, para que el paciente se sienta cómodo.

Las incisiones se suturarán con puntos o grapas que se quitan después de unas pocas semanas.

Ciertas modificaciones en el hogar pueden contribuir a la recuperación. Éstas incluyen:

  • pasamanos adecuados en todas las escaleras
  • pasamanos de seguridad en la ducha o en el baño
  • un banco o silla para la ducha
  • un asiento de inodoro elevado
  • sillas estables, con asiento y respaldo firmes, y dos reposabrazos, que permitan que las rodillas queden un poco más abajo que las caderas
  • una manguera para la ducha y una esponja con mango largo
  • un bastón para vestirse
  • ayuda para ponerse las medias
  • calzador con manguillo largo
  • bastón para alcanzar objetos distantes
  • almohadas firmes para elevar las caderas por encima de las rodillas cuando se sienta
  • retiro de alfombras sueltas y cables eléctricos que le puedan hacer tropezar