Mononucleosis

¿Qué es la mononucleosis infecciosa?

La monucleosis infecciosa, conocida también como mononucleosis, "mono" o fiebre glandular, se caracteriza por la inflamación de las glándulas linfáticas y la fatiga crónica.

¿Qué causa la mononucleosis infecciosa?

La mononucleosis es causada ya sea por el virus Epstein-Barr (su sigla en inglés es EBV) o por el citomegalovirus, ambos miembros de la familia del virus herpes simplex. Considere las estadísticas siguientes:

  • La Mayoria de los adultos en Estados Unidos han estado expuestos al virus Epstein-Barr, que es un virus muy común. Cuando los niños se infectan con el virus, usualmente no se les nota ningún síntoma. Sin embargo, los adolescentes y los adultos jóvenes no infectados que tienen contacto con el virus pueden desarrollar mononucleosis infecciosa aproximadamente en el 50 por ciento de las exposiciones.
  • El citomegalovirus en realidad es un grupo de virus de la familia del virus herpes simplex, que con frecuencia causa agrandamiento de las células. La mayoría de las personas sanas que se infectan con el citomegalovirus (CMV) después del parto tienen pocos síntomas, o incluso ninguno, y no presentan efectos a largo plazo en la salud.
  • El virus Epstein-Barr (su sigla en inglés es EBV) puede causar mononucleosis infecciosa en adolescentes y adultos jóvenes. Sin embargo, aún después que los síntomas de la mononucleosis desaparezcan, el EBV permanecerá latente de por vida en la garganta y en las células sanguíneas de la persona afectada. El virus puede reactivarse periódicamente, aunque usualmente sin síntomas.

¿Cuáles son los síntomas de la mononucleosis infecciosa?

La mononucleosis infecciosa generalmente dura de uno a dos meses. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la mononucleosis. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Fiebre.
  • Glándulas linfáticas inflamadas en el cuello, axilas e ingles.
  • Fatiga constante.
  • Dolor de garganta debido a amigdalitis, lo cual dificulta la acción de tragar.
  • Bazo agrandado.
  • Afecta al hígado, como daño hepático leve que puede causar ictericia temporal, coloración amarilla de la piel y de la parte blanca del ojo debido a niveles de bilirrubina (pigmento biliar) anormalmente altos en la corriente sanguínea.

Una vez que la persona ha tenido mononucleosis, el virus permanece latente en la garganta y en las células de la sangre, de por vida. Una vez que la persona ha estado expuesta al virus Epstein-Barr, generalmente no corre riesgo de volver a desarrollar la mononucleosis.

Los síntomas de mononucleosis pueden parecerse a los de otras condiciones médicas. Consulte siempre al médico del niño para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la mononucleosis infecciosa?

Además de una historia médica completa y un examen físico de su hijo, el diagnóstico de la mononucleosis normalmente está basado en los síntomas comunicados. Sin embargo, el diagnóstico puede confirmarse con exámenes de sangre específicos y otros exámenes de laboratorio entre los que se incluyen los siguientes:

  • Recuento de células blancas.
  • Examen de anticuerpos heterófilos o examen de mononucleosis, el cual, si es positivo, indica mononucleosis infecciosa.

¿Cómo se transmite la mononucleosis infecciosa?

La mononucleosis a menudo se transmite a través del contacto con la saliva infectada. De acuerdo con los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, su sigla en inglés CDC), los síntomas pueden tardar de cuatro a seis semanas en aparecer y generalmente no duran más de cuatro meses. De acuerdo con los CDC, es imposible prevenir la transmisión, debido a que incluso las personas sin síntomas son portadoras del virus en la saliva.

Tratamiento de la mononucleosis infecciosa:

El tratamiento de la mononucleosis puede incluir:

  • Reposo durante aproximadamente un mes (para darle tiempo al sistema inmunológico del cuerpo a destruir el virus).
  • Corticosteroides (para disminuir la inflamación de la garganta y de las amígdalas).