Aprendizaje del Uso del Baño

¿Qué es el aprendizaje del uso del baño?

Mediante el aprendizaje del uso del baño su hijo aprenderá a reconocer las señales de su cuerpo para orinar y defecar, y a utilizar un orinal o retrete correctamente y en los momentos apropiados.

¿Cuándo debe empezar el aprendizaje del uso del baño?

El aprendizaje del uso del baño debe empezar cuando el niño muestre señales de que ya está listo. No hay una sola edad adecuada para empezar. Si usted trata de enseñar a su hijo a usar el baño antes de que esté listo, puede ser una batalla para los dos. La capacidad de controlar los músculos de la vejiga y del intestino viene con el crecimiento y desarrollo apropiados.

Los niños se desarrollan a ritmos diferentes. Un niño menor de 12 meses de edad no tiene ningún control sobre la vejiga y los movimientos intestinales. Hay muy poco control entre los 12 y los 18 meses. La mayoría de los niños no pueden controlar la vejiga y el intestino hasta los 24 ó 30 meses. La edad promedio para el entrenamiento del uso del baño es de 27 meses.

Cómo saber cuándo mi hijo está listo para aprender a usar el baño:

Los siguientes pueden ser indicadores de que su hijo está listo para empezar a aprender a usar el baño. Su hijo debe poder:

  • Caminar bien para llegar al orinal.
  • Decirle cuándo necesita ir al baño.
  • Controlar los músculos utilizados para ir al baño.

Entre las señales indicadoras de que su hijo puede estar listo para aprender a usar el baño se incluyen las siguientes:

  • Pide que le cambien los pañales o le dice cuándo tiene ganas de orinar o defecar.
  • Se muestra molesto cuando el pañal está mojado o sucio.
  • Disfruta copiando lo que los padres y los niños más mayores hacen.
  • Le sigue al baño y ve cómo se utiliza el baño.
  • Quiere hacer cosas (como ir al orinal) para hacer felices a los padres o conseguir elogios.
  • Tiene los pañales secos durante al menos dos horas durante el día o está seco después de la siesta o de la noche.

Cómo empezar con el aprendizaje del uso del baño:

Las siguientes sugerencias pueden ayudar a los padres a empezar con el aprendizaje del uso del baño:

  • Si hay hermanos mayores, pídales que permitan que el niño vea que usted les está elogiando por usar el baño.
  • Es mejor utilizar un orinal en el suelo que poner al niño en el retrete para el aprendizaje. El orinal es más seguro para la mayoría de los niños porque sus pies alcanzan el suelo y no tienen miedo de caerse. Si usted decide colocar un asiento sobre el baño, utilice un reposapiés para los pies de su hijo.
  • A los niños se les debe permitir jugar con el orinal: siéntelo vestido y más tarde sin pañal. De esta forma pueden acostumbrarse a usarlo.
  • Nunca ate a su hijo al orinal. Los niños deben estar libres de levantarse del orinal cuando quieran.
  • Su hijo no debe sentarse en el orinal por más de cinco minutos. Algunas veces, los niños defecan justo después de volverles a poner el pañal porque el pañal se siente normal. No se enfade ni castigue a su hijo. Puede tratar de quitar el pañal sucio y poner las heces en el orinal delante de su hijo. Esto puede ayudar a que su hijo comprenda que las heces van en el orinal.
  • Los niños a menudo aprenden a ir al orinal para defecar antes que a orinar, así que puede que usted quiera empezar primero con el aprendizaje para defecar.
  • Si su hijo tiene una hora usual para las defecaciones (por ejemplo después de una comida) puede llevar a su hijo al orinal a esa hora del día. Si su hijo actúa de una determinada manera cuando va a defecar (tal como inclinarse, quedarse callado, irse a la esquina), puede tratar de llevarlo al orinal cuando él le muestre que es el momento apropiado.
  • Si su hijo quiere sentarse en el orinal, puede permanecer al lado de su hijo y hablarle y leerle un libro.
  • Es bueno utilizar palabras para lo que su hijo está haciendo ("orinal", "pipí," o "caca"). De este modo su hijo aprende a decirle las palabras. Recuerde que otras personas oirán estas palabras. Es mejor no utilizar palabras que vayan a ofender, confundir, o avergonzar a otros o a su hijo.
  • Evite utilizar palabras como "sucio", “malo" o “asqueroso" para describir las heces y la orina. Utilice un tono normal.
  • Si su hijo se levanta del orinal antes de orinar o defecar, permanezca sereno; no le regañe. Vuelva a intentarlo más tarde. Si su hijo utiliza el orinal con éxito, llénele de elogios (sonríale, apláudale, abrácele).
  • Los niños aprenden copiando de los adultos y de otros niños. Puede ayudar que su hijo se siente en el orinal mientras usted está utilizando el baño.
  • Los niños a menudo siguen a los padres al baño. éste puede ser uno de los momentos en que ellos estén dispuestos a usar el orinal.
  • Inicialmente, enseñe a los niños varones a sentarse para orinar, ya que, al principio, es difícil controlar el inicio de la orina y la inclinación mientras se está de pie. Los niños tratarán de orinar de pie cuando vean a otros niños haciéndolo.
  • Algunos niños aprenden fingiendo enseñar a una muñeca a ir al orinal. Consiga una muñeca que tenga un agujero en la boca y en la zona del pañal, y su hijo puede alimentar y "enseñar" a la muñeca a bajarse los pantalones y utilizar el orinal. Haga este aprendizaje divertido para su hijo.
  • Ir al orinal debe formar parte de la rutina diaria de su hijo, convirtiéndose en lo primero que hace en la mañana, después de las comidas y las siestas, y antes de ir a acostarse.

Después de que haya empezado el aprendizaje:

  • Una vez que los niños empiezan a utilizar el orinal y pueden decirle cuándo necesitan ir, no es necesario llevarlos al orinal a horas regulares o recordarles repetidamente que tienen que ir al orinal.
  • Puede que usted quiera empezar utilizando ropa interior de entrenamiento. El utilizar ropa interior es un signo de crecimiento, y a la mayoría de los niños les gusta ser un "niño grande o una niña grande". Utilizar pañales una vez que se ha iniciado el aprendizaje del uso del baño puede ser confuso para el niño.
  • Si su hijo tiene un accidente mientras utiliza la ropa interior de entrenamiento, no lo castigue. Mantenga la calma y límpiele sin darle mucha importancia.
  • Siga elogiando o recompensando a su hijo en todo momento: por bajarse los pantalones, por sentarse en el orinal y por utilizar el orinal. Si los padres muestran que están contentos cuando los niños orinan o defecan en el orinal, es más probable que los niños vuelvan a utilizarlo.
  • A medida que el niño se va haciendo mayor, puede aprender a limpiarse por sí mismo, y a lavarse las manos después de ir al baño. Debe enseñarse a las niñas a limpiarse de delante hacia atrás para que los gérmenes de las heces no pasen a la zona urinaria.
  • Recuerde que cada niño es diferente y aprende a ir al baño a su propio ritmo. Si las cosas están yendo mal con la enseñanza para el uso del baño, es mejor regresar al uso de pañales durante unas cuantas semanas y volver a intentarlo posteriormente. En general, no se apure y permanezca tranquilo durante este período de aprendizaje.
  • La mayoría de los niños tienen control sobre las heces y la orina durante el día a la edad de 3 ó 4 años. Si se ensucia o se moja los pañales durante el día después de esta edad debe consultarlo con el médico de su hijo.
  • El control durante la noche normalmente viene mucho más tarde que el control durante el día. Puede que el control completo durante la noche no ocurra hasta que su hijo tenga 4 ó 5 años de edad, o incluso más tarde. Si su hijo tiene 5 años o más y no permanece seco mientras duerme, debe consultarlo con el médico de su hijo.
  • Incluso cuando se enseña a los niños a usar el baño, pueden producirse algunos accidentes normales (cuando está nervioso o juega mucho), o retrocesos a causa de una enfermedad o situaciones emocionales. Si se producen accidentes o retrocesos, tenga paciencia. Ejemplos de situaciones emocionales incluyen mudarse a una nueva casa, una enfermedad o muerte en la familia o un nuevo bebé en la casa. De hecho, si usted sabe que se va a presentar una situación emocional pronto, no empiece el aprendizaje del uso del baño. Espere a que se presente un momento más tranquilo.

Existen libros y videos tanto en blibliotecas como en librerías que tratan el tema del aprendizaje para obtener información adicional. Consulte al médico del niño para obtener más información.