Tercer Trimestre

Visitas prenatales durante el tercer trimestre:

En las visitas correspondientes al segundo y tercer trimestre, el médico llevará a cabo los siguientes exámenes, dependiendo de la condición médica de la madre y de la salud del feto:

  • Cualquier síntoma o molestia.
  • El peso de la madre.
  • La presión sanguínea de la madre.
  • Examen de orina - para detectar la presencia de albúmina (una proteína), que puede ser una señal de preeclampsia o toxemia, y de azúcar (que puede ser una señal de hiperglucemia).
  • Posición, crecimiento y desarrollo del feto.
  • La altura del fundus (la parte superior del útero).
  • Los latidos del corazón del feto.

Una vez transcurridas cerca de 29 semanas de embarazo, es posible que el médico cambie la frecuencia de sus visitas prenatales: en lugar de asistir una vez al mes, deberá hacerlo cada dos semanas. Después de la semana 36, aproximadamente, puede ser que las visitas prenatales pasen a ser semanales. Este programa dependerá de la condición médica de la futura madre, el crecimiento y desarrollo del feto, y las preferencias del médico.

Hacia las últimas semanas de embarazo (desde la semana 38 aproximadamente), se realizará un examen de la pelvis para determinar la dilatación y el borramiento del cuello uterino. El médico le preguntará si ha experimentado contracciones de Braxton-Hicks, y hablará con usted acerca de los procedimientos del trabajo de parto y el alumbramiento.

Qué se debe esperar en el tercer trimestre:

El tercer trimestre constituye la recta final del embarazo, cuando la futura madre se empieza a preparar para dar a luz a su bebé. El feto sigue aumentando de tamaño y peso, y sus sistemas corporales terminan de madurar. La madre puede sentir molestias, pues sigue aumentando de peso y empieza a tener falsas contracciones (llamadas contracciones de Braxton-Hicks).

Durante el tercer trimestre, es conveniente empezar a participar en un curso de preparación para el gran día, en especial en el caso de primeros embarazos. Si piensa amamantar al bebé, puede ser de ayuda tomar una clase de lactancia.

Durante el tercer trimestre, tanto el cuerpo de la madre como el del feto siguen creciendo y cambiando.

Dibujo que demuestra el crecimiento del feto desde las 8 hasta las 40 semanas
Clic Imagen para Ampliar

Desarrollo del feto durante el tercer trimestre:

Durante el tercer trimestre, el feto sigue aumentando de peso y tamaño. Los pulmones están aún madurando y el feto empieza a colocarse de cabeza. Hacia el final del tercer trimestre, el feto mide entre 19 y 21 pulgadas y pesa, como promedio, de seis a nueve libras. El desarrollo del feto durante el tercer trimestre incluye:

  • El feto puede ver y oír.
  • El cerebro sigue desarrollándose.
  • Los riñones y pulmones siguen madurando.
  • Es posible que, para la semana 36, la cabeza se "encaje" (se coloque en la zona de la pelvis).
  • Los huesos del cráneo se mantienen blandos para facilitar el paso por el canal de parto.
  • Muchos de los bebés tienen el iris de los ojos de color gris. El color definitivo no aparecerá hasta varios días o semanas después del nacimiento.
  • El feto puede chuparse el dedo y tiene la habilidad de llorar.
  • Hacia las semanas 38 a 40, el lanugo del feto desaparece casi por completo.
  • Hacia las semanas 38 a 40, los pulmones están totalmente maduros.
  • El bebé se encuentra cubierto de vérnix caseosa (o también llamada simplemente vérnix), una capa protectora y cremosa sobre la piel.
  • Normalmente, el bebé se coloca de cabeza durante las dos últimas semanas del embarazo.

Cambios en el cuerpo de la madre:

Durante el tercer trimestre, a medida que se acerca la fecha de parto, algunas mujeres experimentan molestias que van en aumento. A medida que el feto crece y ocupa la cavidad abdominal, algunas futuras madres empiezan a tener dificultades para inhalar profundamente o para encontrar una posición cómoda para dormir durante la noche, mientras que otras no sienten molestia alguna mientras esperan con anhelo la llegada de su nuevo hijo o hija.

La siguiente es una lista de los cambios y síntomas que pueden experimentarse durante el tercer trimestre, que incluyen los siguientes:

  • Aumento de la temperatura de la piel, debido a que el feto irradia calor y hace que la madre sienta calor.
  • Reaparece la mayor frecuencia urinaria debido al aumento de la presión ejercida sobre la vejiga.
  • La presión sanguínea puede bajar debido a que el feto ejerce presión sobre la vena principal por donde regresa la sangre al corazón.
  • Posible hinchazón de los tobillos, manos y cara (denominada edema) causada por la retención de fluidos por parte de la madre.
  • Posible crecimiento de vello en los brazos, piernas y cara de la madre debido al aumento de la estimulación hormonal de los folículos pilosos. También es posible que el pelo se sienta más áspero al tacto.
  • Los calambres en las piernas pueden hacerse más frecuentes.
  • Es posible que empiecen a producirse contracciones de Braxton-Hicks (falso parto) a intervalos irregulares, como preparación para el alumbramiento.
  • Pueden aparecer estrías de la piel en el abdomen, senos, muslos y glúteos.
  • El calostro (fluido de los senos que alimenta al bebé hasta que empieza a producirse leche materna) puede empezar a gotear de los pezones.
  • La piel, en particular la del abdomen, seguirá seca y con comezón, pues sigue creciendo y estirándose.
  • Es posible que la líbido (deseo sexual) de la mujer disminuya.
  • Puede volverse más visible la pigmentación de la piel, en especial las manchas oscuras de la cara.
  • Es posible que persista el estreñimiento, la acidez y la indigestión.
  • Aumento de la secreción vaginal blanca (leucorrea), que puede contener mayor cantidad de mucosidad.
  • Los dolores de espalda pueden persistir y aumentar de intensidad.
  • Las hemorroides pueden persistir e intensificarse.
  • Las varices pueden persistir y agravarse.
Dibujo que demuestra las diversas formas que se puede llevar el niño durante el embarazo
Clic Imagen para Ampliar

Como se explicó antes, cada mujer lleva a su hijo de un modo diferente, según la estructura de su cuerpo y cuánto peso haya aumentado.