Impotencia / Disfunción Eréctil

¿Qué es la disfunción eréctil (su sigla en inglés es ED)?

La impotencia, o disfunción eréctil (su sigla en inglés es ED), puede provenir de la incapacidad total de lograr una erección o de la capacidad de lograrla inconsistentemente o de mantener sólo una erección breve. Según los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH), entre 15 y 30 millones de hombres padecen impotencia, en función de la definición que se utilice.

Aunque se solía creer que se debía a problemas psicológicos, en la actualidad se sabe que del 80 al 90 por ciento de los casos de impotencia se origina en problemas físicos, por lo general relacionados con el suministro de sangre al pene. Ha habido muchos adelantos tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de la disfunción eréctil.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la disfunción eréctil?

Según la Asociación Estadounidense de Urología (American Urological Association) a medida que los hombres envejecen, disminuye el nivel de testosterona circulante, lo que puede interferir con una erección normal. Si bien un nivel bajo de testosterona en sí rara vez es la causa de la disfunción eréctil (5 por ciento o menos), puede ser un factor contribuyente adicional en muchos hombres que tienen otros factores de riesgo de impotencia. La hipertensión (presión arterial anormalmente alta), la diabetes, la enfermedad vascular y un nivel elevado de colesterol en sangre son algunos de los problemas médicos que constituyen otros factores de riesgo de disfunción eréctil. El fumar y el consumo excesivo de drogas y alcohol también constituyen factores de riesgo.

¿Cuáles son las causas de la disfunción eréctil?

Según los Institutos Nacionales de la Salud (National Institutes of Health), la disfunción eréctil también es un síntoma de muchos trastornos y enfermedades. Las causas de la disfunción eréctil incluyen las siguientes:

  • eyaculación prematura (su sigla en inglés es PE)
    La eyaculación prematura es la incapacidad de mantener la erección el tiempo suficiente para alcanzar la satisfacción mutua. La eyaculación prematura se divide en primaria y secundaria. La eyaculación prematura primaria es una conducta aprendida que comienza cuando un hombre se vuelve sexualmente activo (en oposición a la impotencia orgánica o física). La eyaculación prematura secundaria se produce cuando después de muchos años de eyaculación normal, la duración del coito se acorta progresivamente. La eyaculación prematura secundaria se debe a causas físicas que generalmente afectan a las arterias o a las venas del pene o a ambas.
  • ansiedad de desempeño
    La angustia de desempeño es una forma de impotencia psicológica, generalmente provocada por el estrés o la angustia.
  • depresión
    La depresión es otra causa de impotencia psicogénica. Algunos medicamentos antidepresivos causan disfunción eréctil.
  • impotencia orgánica
    La impotencia orgánica afecta a las arterias o las venas del pene o a ambas y es la causa más común de la impotencia, sobre todo en los hombres de edad avanzada. Cuando el problema es arterial, generalmente es causado por la arterioesclerosis o endurecimiento de las arterias, aunque la causa podría ser un traumatismo a las arterias. Los factores de riesgo controlables de la arterioesclerosis (el exceso de peso, la falta de ejercicio, el colesterol alto, la presión arterial alta y fumar cigarrillos) a menudo pueden causar disfunción eréctil antes de afectar al corazón. Muchos expertos creen que cuando las venas son la causa, el derrame venoso o "insuficiencia cavernosa" es el problema vascular más común.
  • derrame venoso
    EL derrame venoso puede ser el resultado de que las venas en el pene no puedan evitar que la sangre se retire del pene durante la erección. Esto puede ser congénito o ser el resultado de un daño a las venas del pene.
  • diabetes
    La impotencia es común en hombres con diabetes. En los Estados Unidos hay 10,9 millones de hombres adultos con diabetes y se calcula que entre el 35 y el 50 por ciento son impotentes. El proceso implica el endurecimiento prematuro e inusualmente severo de las arterias. Por lo común, las personas que tienen diabetes pueden sufrir de neuropatía periférica, que afecta a los nervios que controlan las erecciones.
  • causas neurológicas
    Existen muchas causas neurológicas (problemas de los nervios) de la impotencia. La diabetes, el alcoholismo crónico, la esclerosis múltiple, la intoxicación por metales pesados, las lesiones de la médula espinal y de los nervios, y los nervios dañados por operaciones pélvicas pueden causar disfunción eréctil.
  • impotencia inducida por medicamentos
    Una gran variedad de medicamentos recetados, como los medicamentos para la hipertensión, los medicamentos antidepresivos y contra la ansiedad, las gotas oculares para el glaucoma y los agentes quimioterapéuticos contra el cáncer son sólo algunos de los muchos medicamentos asociados a la impotencia.
  • impotencia provocada por hormonas
    Las anomalías hormonales, como el aumento de prolactina (hormona producida por la glándula pituitaria anterior), el abuso de los esteroides por los físicoculturistas, exceso o falta de hormona tiroidea, y las hormonas administradas para tratar el cáncer de próstata pueden causar impotencia. Rara vez la testosterona baja es responsable de la impotencia.
  • Enfermedad de Peyronie
    La enfermedad de Peyronie es una patología inflamatoria rara que provoca la cicatrización del tejido eréctil que puede provocar una curvatura del pene. Esta condición puede interferir con la función sexual.

¿Cómo se diagnostica la disfunción eréctil?

Los procedimientos de diagnóstico para la disfunción eréctil pueden incluir los siguientes:

  • La historia médica y sexual del paciente - puede revelar condiciones o enfermedades que causan impotencia y ayuda a distinguir entre problemas de erección, eyaculación, orgasmo o deseo sexual.
  • Examen físico - para buscar evidencia de problemas sistémicos como los siguientes:
    • Es posible que exista un problema en el sistema nervioso si el pene no responde como se espera a cierta palpación.
    • Las características sexuales secundarias, como el patrón del cabello, pueden señalar problemas hormonales asociados con el sistema endocrino.
    • Un aneurisma podría indicar problemas circulatorios.
    • La impotencia puede deberse a características inusuales del pene.
  • Exámenes de laboratorio - entre los exámenes que pueden ayudar a diagnosticar la impotencia se incluyen el recuento de sangre, el análisis de orina, el perfil de lípidos y medir la creatinina y los enzimas hepáticos. Cuando la disminución del deseo sexual es un síntoma, la medida de la testosterona en la sangre puede proporcionar información acerca de problemas del sistema endocrino.
  • Examen psicosocial - ayuda a revelar factores psicológicos. La compañera o compañero sexual también pueden ser entrevistados para determinar las expectativas y percepciones que se encuentran durante el coito.

Tratamiento de la disfunción eréctil:

El tratamiento específico de la disfunción eréctil será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzada está la enfermedad.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

Algunos de los tratamientos disponibles para la disfunción eréctil incluyen los siguientes:

  • tratamientos médicos
    • citrato de sildenafil (Viagra®)
      El Viagra es un medicamento recetado que se ingiere por vía oral para el tratamiento de la disfunción eréctil. El Viagra no causa la erección del pene directamente, sino que ayuda en la respuesta a la estimulación sexual.
    • citrato de vardenafil (Levitra®)
      En estudios clínicos, se ha probado que el Levitra funciona rápidamente y mejora la función sexual en los hombres la primera vez que lo ingieren. Se ha demostrado que es eficaz con hombres de todas las edades, en hombres con diabetes y en hombres que se han sometido al procedimiento quirúrgico llamado prostectomía radical.
    • citrato de tadalafil (Cialis®)
      Los estudios han demostrado que el Cialis permanece en el organismo más tiempo que los otros medicamentos de su clase. La mayoría de los hombres que toma este medicamento observó que la erección se produce dentro de los 30 minutos y los efectos de la medicación puede durar hasta 36 horas.
    La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (US Food and Drug Administration, FDA) recomienda que los hombres tengan en cuenta precauciones generales antes de consumir un medicamento para la disfunción eréctil. Los hombres que reciben medicamentos con contenido de nitratos, como nitroglicerina, NO deben usar Viagra, Levitra ni Cialis. La toma de nitrato junto con uno de estos medicamentos puede reducir demasiado la presión arterial. Además, los hombres que toman Levitra o Cialis no deben ingerir bloqueadores alfa porque podrían sufrir hipotensión (presión arterial anormalmente baja). Los expertos recomiendan que los hombres ser realicen una historia médica y un examen físico completos para determinar la causa de la disfunción eréctil. Los hombres deben contarle a su médico acerca de todos los medicamentos que toman –incluidos los medicamentos de venta libre.

    Además, los hombres no deben tomar esos medicamentos si tienen antecedentes de ataque al corazón o accidente cerebrovascular, o si tienen un trastorno hemorrágico o úlceras estomacales.

    Es posible que los hombres con enfermedades que pueden causar erección sostenida, como la anemia por células falciformes, la leucemia o el mieloma múltiple, o los hombres que tienen un pene con forma anormal no puedan beneficiarse con estos medicamentos. Por otro lado, los hombres con enfermedades hepáticas o enfermedades de la retina, como la degeneración macular o la retinitis pigmentosa, posiblemente no puedan tomar estos medicamentos, o quizá deban hacerlo en dosis más bajas.

    Las mujeres y los niños NO deben utilizar estos tratamientos médicos. Los hombres de edad avanzada presentan una sensibilidad especial a los efectos de estos tratamientos médicos, factor que podría aumentar la posibilidad de desarrollar efectos secundarios
  • Terapia de reemplazo hormonal
    La terapia de reemplazo de testosterona puede mejorar la energía, el estado de ánimo y la densidad de los huesos, aumentar el peso y la masa muscular e intensificar el interés sexual en hombres de edad avanzada que pueden tener niveles deficientes de testosterona. Los suplementos de testosterona no se recomiendan para los hombres que tengan niveles normales de testosterona para su edad, ya que existe el riesgo de agrandamiento de la próstata y otros efectos secundarios. La terapia de reemplazo de testosterona está disponible en forma oral y en parches para la piel.
  • Implantes de pene
    Hay tres tipos de implantes usados para tratar la disfunción eréctil, que incluyen los siguientes:
    • Bomba hidráulica - se colocan una bomba y dos cilindros dentro de las cámaras de erección del pene, lo cual causa la erección descargando una solución salina; para bajar la erección la bomba también puede retirar la solución.
    • Prótesis - se colocan dos varillas semirrígidas pero moldeables dentro de las cámaras de erección del pene, las cuales permiten manipularlo en la posición de erección o de no erección.
    • Hormas plásticas blandas entrelazadas - estas hormas se colocan dentro de las cámaras de erección del pene y pueden inflarse o desinflarse utilizando un cable que pasa a través de ellas.
      La causa más común de los fallos del implante del pene es la infección, y se trata con antibióticos. En algunos casos, el implante infectado deberá ser reemplazado por un implante nuevo. Por los general, los implantes no se consideran hasta que no se hayan probado otros métodos de tratamiento.

Cómo sobrellevar la ED:

La disfunción eréctil (su sigla en inglés es ED) puede traer problemas en una pareja. Muchas veces, los hombres evitarán las situaciones sexuales debido a su dolor emocional asociado con la disfunción eréctil, causándole a su pareja una sensación de rechazo o ineptitud. Es importante comunicarse abiertamente con su pareja. Algunas parejas buscan juntos un tratamiento para la disfunción eréctil, mientras que otros hombres prefieren buscar tratamiento sin el conocimiento de su pareja. La falta de comunicación es el obstáculo principal para buscar tratamiento y puede prolongar el sufrimiento. La pérdida de la capacidad de erección puede tener un efecto profundo en el hombre. Lo positivo es que la disfunción eréctil generalmente puede tratarse segura y eficazmente.

Los sentimientos de vergüenza que produce la impotencia pueden hacer que muchos hombres eviten buscar la ayuda médica que necesitan, lo que puede retrasar el diagnóstico y el tratamiento de algunas condiciones subyacentes que son más graves. La impotencia en sí suele estar relacionada con una enfermedad subyacente, como las cardiopatías (o enfermedades del corazón), la diabetes, las enfermedades hepáticas u otros problemas médicos.

Ya que la impotencia puede ser un síntoma de aviso de la enfermedad coronaria progresiva, los médicos deben hacerles preguntas más directas a sus pacientes sobre su salud. Al preguntarles a los pacientes más directamente sobre su función sexual, a través de una conversación o un cuestionario durante una revisión, los médicos pueden ser capaces de detectar condiciones de salud mucho más graves más temprano.