Rayos X

¿Qué son los rayos X?

Foto de una imagen de la radiografía de una mano

Los rayos X utilizan energía electromagnética invisible para obtener imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa o medios digitales. Los rayos X estándar se realizan por muchas razones, incluyendo el diagnóstico de tumores o lesiones óseas.

Los rayos X se realizan utilizando radiación externa para producir imágenes del cuerpo, sus órganos y otras estructuras internas con fines de diagnóstico. Los rayos X pasan a través de las estructuras del cuerpo hasta unas placas especialmente tratadas (parecidas a una película fotográfica) o medios digitales y se hace una foto tipo "negativo" (cuanto más sólida es la estructura, más blanca aparece en la placa).

Cuando el cuerpo se somete a los rayos X, diferentes partes del cuerpo permiten que pasen cantidades variables de rayos X a través de ellas. Los tejidos blandos del cuerpo (como la sangre, la piel, la grasa y el músculo) permiten que la mayoría de los rayos X los atraviesen y aparecen en gris oscuro en la placa o medios digitales. Un hueso o tumor, que es más denso que los tejidos blandos, permite que pasen menos rayos X a través de él y aparece en color blanco en la placa. En una fractura de un hueso, el haz de rayos X pasa a través de la zona rota y aparece como una línea negra en el hueso blanco.

En otros tipos de procedimientos diagnósticos se utiliza tecnología de rayos X, como las arteriografías, las tomografías computarizadas (CT, por su sigla en inglés) y la fluoroscopia.

La radiación durante el embarazo puede provocar anomalías congénitas. Siempre avise a su radiólogo o médico si usted cree que puede estar embarazada.

¿Cómo se realizan los rayos X?

Los rayos X pueden realizarse de forma ambulatoria, o como parte del cuidado hospitalario.

Aunque cada facilidad puede tener protocolos específicos, normalmente el procedimiento de los rayos X sigue este proceso:

  1. Se le pedirá al paciente que se quite la ropa o joyas que puedan interferir con la exposición del área del cuerpo que va a examinarse. Se le dará al paciente una bata para que se la ponga si debe quitarse la ropa.
  2. Se coloca al paciente en una mesa de rayos X, que sitúa cuidadosamente la parte del cuerpo que va a ser radiografiada entre la máquina de rayos X y un cassette que contiene la película de rayos X o placa especializada de la imagen. Algunos exámenes se pueden realizar con el paciente sentado o de pie.
  3. Las partes del cuerpo que no vayan a ser radiografiadas pueden cubrirse con un delantal de plomo (escudo) para evitar su exposición a los rayos X.
  4. El haz de rayos X se enfoca en la zona que va a ser fotografiada.
  5. El paciente debe permanecer inmóvil o la imagen será borrosa.
  6. El tecnólogo se sitúa detrás de una ventana protectora y toma la imagen.
  7. Dependiendo de la pieza del cuerpo bajo estudio, deben hacerse rayos X desde diferentes ángulos, como la vista frontal y lateral durante unos rayos X de tórax.