Síndrome Premenstrual, su sigla en inglés es PMS

¿Qué es el síndrome premenstrual?

La mayor parte de las mujeres experimentan algunos síntomas desagradables o molestos durante el ciclo menstrual. En el caso de algunas mujeres, los síntomas son intensos, aunque duran poco y no les impiden realizar sus actividades. Otras mujeres, sin embargo, pueden experimentar uno o más de una amplia variedad de síntomas que perturban temporariamente sus actividades normales. Esos síntomas pueden durar desde unas pocas horas hasta varios días. Los tipos y la intensidad de los síntomas varían según las personas. Este grupo de síntomas se denomina síndrome premenstrual o PMS. Si bien los síntomas suelen cesar al iniciarse el período menstrual, en algunas mujeres los síntomas pueden persistir durante y después de su período menstrual.

¿Cuáles son los síntomas del PMS?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes del síndrome premenstrual. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

Alteraciones del humor y efectos sicológicos

  • Irritabilidad.
  • Nerviosismo.
  • Falta de control.
  • Agitación.
  • Enojo.
  • Insomnio.
  • Dificultades para concentrarse.
  • Letargo.
  • Depresión.
  • Fatiga severa.
  • Ansiedad.

Retención de líquido

  • Edema.
  • Aumento de peso periódico.
  • Oliguria (menor formación de orina).
  • Inflamación y dolor de los senos.

Problemas respiratorios

  • Alergias.
  • Infecciones.

Molestias en los ojos

  • Perturbaciones visuales.
  • Conjuntivitis.

Síntomas gastrointestinales

  • Gases.
  • Estreñimiento.
  • Náusea.
  • Vómito.
  • Cambios del apetito.
  • Pesadez o presión en la pelvis.
  • Dolor de espalda.

Problemas en la piel

  • Acné.
  • Neurodermatitis (inflamación de la piel con comezón).
  • Empeoramiento de otros desórdenes de la piel.

Síntomas neurológicos y vasculares

  • Dolor de cabeza.
  • Vértigo.
  • Síncope (desmayo).
  • Entumecimiento, sensación de punzadas, hormigueo o aumento de la sensibilidad de brazos o piernas.
  • Fácil formación de moretones.
  • Palpitaciones.

¿Qué causa el PMS?

El síndrome premenstrual parece estar relacionado con las fluctuaciones en los niveles de estrógeno y progesterona. A continuación, incluimos las posibles causas del PMS que se han sugerido hasta el momento:

  • Falta de equilibrio estrógeno-progesterona.
  • Hiperprolactinemia (secreción excesiva de prolactina, la hormona que estimula el desarrollo de los senos).
  • Exceso de aldosterona (su sigla en inglés es ADH), hormona cuya función es regular el metabolismo del sodio, el cloruro y el potasio.
  • Cambios en el metabolismo de los hidratos de carbono.
  • Retención de sodio y agua por parte de los riñones.
  • Hipoglucemia (bajo nivel de glucosa en sangre).
  • Alergia a la progesterona.
  • Factores psicogénicos.

Tratamiento del PMS:

El tratamiento específico para el PMS será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzado está el desorden.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria del desorden.
  • Su opinión o preferencia.

Su médico, además de elaborar una historia médica completa y realizar un examen físico, puede aconsejarla acerca de los síntomas; de ese modo, usted los comprenderá mejor y podrá realizar actividades que la ayuden a manejar el estrés. Otros protocolos de tratamiento posibles para los síntomas del síndrome premenstrual incluyen:

  • Tomar diuréticos antes del sentir los síntomas (para reducir la retención de fluidos).
  • Anticonceptivos orales.
  • Progesterona (tratamiento hormonal).
  • Tranquilizantes.
  • Cambiar la dieta (para aumentar el consumo de proteínas y disminuir el de azúcar y cafeína).
  • Complementos vitamínicos.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Medicamentos antidepresivos.