Descripción General de Asma

¿Qué es el Asma?

El asma es una enfermedad crónica inflamatoria de los pulmones que implica de forma recurrente problemas para respirar. Las características del asma son tres problemas de las vías respiratorias:

  • Obstrucción.
  • Inflamación.
  • Hiper reactividad.

¿Cuáles son los síntomas del asma?

El asma puede parecerse a otros problemas respiratorios tales como el enfisema, la bronquitis y las infecciones respiratorias de las vías bajas. Está subdiagnosticado - muchas personas con la enfermedad no saben que la tienen. Algunas veces el único síntoma es una tos crónica, especialmente en la noche, o tos o respiración sibilante que ocurre sólo con el ejercicio. Algunas personas creen que tienen bronquitis recurrente, ya que las infecciones respiratorias suelen afectar al pecho en las personas con predisposición al asma.

¿Cuáles son las causas del asma?

No se conoce todavía cuál es la causa básica de la anomalía de los pulmones en el asma, aunque los profesionales de la salud ya han establecido que es un tipo especial de inflamación de las vías respiratorias que provoca lo siguiente:

  • Contracción de los músculos de las conductos de aire.
  • Producción de moco.
  • Hinchazón de los conductos de aire.

Es importante saber que la causa del asma no son factores emocionales - como se creía hace algunos años. La ansiedad emocional y el estrés nervioso pueden producir fatiga, que puede afectar al sistema inmunológico y aumentar los síntomas del asma o agravar una crisis. Sin embargo, estas reacciones se consideran más un efecto que una causa.

¿Qué es un factor de riesgo?

Un factor de riesgo es cualquier cosa que pueda aumentar las posibilidades de una persona de desarrollar una enfermedad. Puede ser una actividad, la dieta, su historia familiar, o muchas otras cosas.

Distintas enfermedades tienen factores de riesgo diferentes. Aun cuando estos factores pueden aumentar los riesgos de una persona, éstos no necesariamente causan la enfermedad. Algunas personas con uno o más factores de riesgo nunca desarrollan la enfermedad, mientras otras la desarrollan sin tener factores de riesgo conocidos.

Pero, el saber sus factores de riesgo de cualquier enfermedad, puede ayudarle a guiarle en la toma de las acciones apropiadas, incluyendo el cambio de la conducta y el ser monitorizado clínicamente para la enfermedad.

¿Cuáles son los factores de riesgo para una crisis de asma?

Aun cuando cualquiera puede tener un ataque de asma, las crisis se producen con más frecuencia en:

  • Niños y adolescentes de edades 5 a 17 años.
  • Adultos mayores de 65 años de edad.
  • Personas que viven en comunidades urbanas.

Otros factores incluyen:

  • Antecedentes familiares de asma.
  • Antecedentes personales de alergias.

Los niños que son más susceptibles a ataques de asma incluyen los siguientes:

  • Los niños con antecedentes familiares de asma.
  • Los bebés y otros niños que cuando desarrollan una infección respiratoria, tienden a tener una respiración sibilante.
  • Los niños que tienen alergias.
  • Los niños que están expuestos al humo del tabaco y a otros alergenos antes del nacimiento.

¿Qué sucede durante una crisis de asma?

Las personas con asma tienen episodios agudos cuando los conductos del aire de sus pulmones se hacen más estrechos y les resulta más difícil respirar. Esto se debe a un aumento de la sensibilidad de los pulmones y los conductos de aire.

  • Los pulmones y los conductos de aire reaccionan de forma exagerada ante ciertos desencadenantes, con lo que se inflaman y se obstruyen.
  • La respiración se vuelve más difícil y puede resultar dolorosa.
  • Puede haber tos.
  • Puede haber sibilancias o sonido silbante, que son típicos del asma. Las sibilancias se producen por los motivos siguientes:
  • Los músculos que rodean las conductos de aire se estrechan y el revestimiento interior de los conductos de aire se hincha y presiona hacia el interior.
  • Las membranas que recubren los conductos de aire segregan más mucosidad de lo normal.
  • El moco puede formar tapones que posteriormente bloquean el paso del aire.
  • El aire, al pasar a través de las conductos de aire estrechadas, produce los silbidos.

¿Cómo se diagnostica el asma?

Para diagnosticar el asma y distinguirla de otros desórdenes de los pulmones, los médicos se basan en una combinación de la historia médica, el examen físico y los exámenes de laboratorio, que pueden incluir lo siguiente:

  • Espirometría - un espirómetro es un aparato que utiliza su médico para evaluar el funcionamiento del pulmón. La espirometría, o evaluación del funcionamiento pulmonar mediante un espirómetro, es uno de los exámenes más sencillos y frecuentes, y puede ser necesario por alguno o todos los motivos siguientes:
    • Para determinar la eficacia con la que los pulmones reciben, mantienen y utilizan el aire.
    • Para monitorizar una enfermedad de los pulmones.
    • Para monitorizar la eficacia del tratamiento.
    • Para determinar la severidad de una enfermedad de los pulmones.
    • Para saber si una enfermedad de los pulmones es restrictiva (disminución del flujo de aire) u obstructiva (interrupción del flujo de aire).
  • Medidor del flujo máximo (su sigla en inglés es PFM) - es un aparato que se utiliza para medir la velocidad máxima con que una persona puede expulsar el aire de los pulmones. Durante un brote de asma o de otra enfermedad respiratoria, los conductos de aire grandes en los pulmones se van estrechando lentamente. Con ello se reduce la velocidad con que el aire abandona los pulmones, y se puede medir con un PFM. Esta medición es muy importante para evaluar si la enfermedad está bien o mal controlada.
  • Rayos X del pecho - examen de diagnóstico que utiliza energía electromagnética invisibles para obtener imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa.
  • Exámenes de sangre - para analizar la cantidad de dióxido de carbono y de oxígeno que hay en la sangre.
  • Exámenes de alergia